Serie Apuntes de Trabajo (5)

La experiencia inglesa puede considerarse como el principal referente del movimiento del “Better Regulation”, dado que, como lo destaca Baldwin , fue la que aportó, ya en la década de los 80’s inclusive, las primeras iniciativas (promovidas por el gobierno conservador británico) que, aunque no adoptaron la terminología de mejora regulatoria, establecieron de manera explícita una política de desregulación orientada a aliviar a las empresas de la “carga regulatoria” (“regulatory burden”) y de las trabas burocráticas (“red tape”), para coadyuvar a la productividad y competitividad de las mismas. En ese sentido, una de las primeras iniciativas fue el “Libro Blanco sobre reducción de cargas burocráticas” (“White Paper, Lifting the Burden) de 1985, que se enfoca en los efectos negativos de los altos costos que implica el cumplimiento de la regulación por las empresas y, por tanto, en la necesidad de desregular mercados y de reducir los trámites burocráticos.

“Buena gobernanza” y “buena regulación” constituyen en la actualidad dos de los conceptos clave que constituyen la base de los programas de mejora regulatoria (conocidos generalmente bajo los rótulos de “Better Regulation”, “Regulatory Policy”, “High Quality Regulation” o “Red Tape Reduction ”), que han sido desarrollados e implementados por gran parte de los países industrializados (conformantes de la OCDE ) para contribuir de manera positiva y sostenida a su desarrollo económico y social.